Thursday, January 20, 2011

Me sumo al hartismo

Generalmente en este blog sólo subo las obras, ilustraciones y cómics que voy haciendo, pero hoy, en esta entrada, no voy a subir imagen alguna, sino un manifiesto. Sí, hace unos minutos leía embelesado, en el blog de mi amigo Alfredo, el manifiesto hartista. Leedlo. Es largo, pero subrayo todo lo que dice, porque casa con mi modo de pensar sobre el arte. De hecho, en mi experiencia Erasmus, estuve en una facultad llena de pretenciosos preocupados sólo por el concepto, la idea... y sin idea alguna de dar un palo al agua, de coger un lápiz, de mancharse de pintura... En fin, sin más, os invito a leerlo. Es largo, pero vale la pena:

http://www.hartismo.com/trad/manifiesto.html

4 comments:

Nacho Tenorio said...

Respecto al punto 7:
http://compartiendoydialogando.files.wordpress.com/2007/08/iya-arte-moderno.gif?w=470&h=462

Y, joder, totalmente de acuerdo con el punto 9, el 11 y el 16!!!

Aunque no me manche ya la ropa de tinta (me dejo los ojos trabajando en digital a diario), creo que muchos pensamos así. Gracias por enseñarme esto, Adri.

Adri said...

Sí, somos muchos los que pensamos así, Nacho. Da igual si el medio es tradicional o digital, el caso es revindicar al artista como alguien que trabaja y se preocupa de la belleza y excelencia de su trabajo, y no a un fresco que nos trata de colar cualquier inmundicia bajo la máscara de un discurso. Ya es hora de que distingamos charlatanes de artistas.

Kris-Tea said...

Ultimamente pensaba en cuantas veces criticaban profesores, compañeros .. y se critica el término artesano. Es triste que lo único que se predique es egocentrismo, el "ser artista" como quien es un famoso cualquiera .. Solo importa la firma, y no la obra. Hemos llegado a lo contrario. A dar una marca vacia.
"En el Arte, la materia es el alma" O.Wilde, para mi esta frase tiene mucho sentido ..
Muy interesante el manifiesto, comparto muchas ideas.
Un saludo Adri! :)

Adri said...

Muy cierta la frase de Oscar Wilde (¡ese hombre era genial!). Es muy triste que muchas veces en el arte se mire más el nombre que la obra... reivindiquemos el buen hacer como arte!